¿Qué son los Germicidas?

Los germicidas son químicos que se usan como antisépticos o desinfectantes. Además la acción germicida con la que cuentan numerosas sustancias químicas resulta ser mucho más eficiente y rápida al enfrentarse a temperaturas más elevadas.

¿Quieres conocer los que son los germicidas?

Sin embargo es igualmente posible que al exponerse a las temperaturas muy elevadas, su evaporación se acelere y degrade.

Los agentes desinfectantes, también llamados germicidas, se tratan de agentes antimicrobianos (principalmente químicos) que tiene la capacidad de eliminar completamente a los microorganismos patógenos e infecciosos que se encuentran presentes en un material.

Los mismos pueden y en numerosas ocasiones suelen causar efectos tóxicos al entrar en contacto con tejidos vivos, de manera que su aplicación únicamente se lleva a cabo en materiales inertes.

¿Qué son los gérmenes?

Es posible que al hablar de gérmenes, muchos individuos y especialmente los niños, piensen que se trata de animalitos pequeños o bichos asquerosos.

No obstante lo cierto es que los gérmenes consisten en seres vivientes o microorganismos muy pequeños los cuales pueden generar el desarrollo de enfermedades. Esto se debe a que los gérmenes tienen un tamaño tan reducido que es posible que se introduzcan en el cuerpo sin que se les puede apreciar cuando lo hacen; en realidad, se tratan de organismos tan pequeños que es preciso usar un microscopio para lograr verlos.

Tipos de germicidas y la acción que poseen

Hoy en día, se conocen diversas clases de germicidas, los cuales cuentan con determinadas acciones dependiendo del tipo al que pertenezcan, como lo son por ejemplo, los mencionados a continuación:

Metales

Por lo general los más eficaces suelen ser la plata, el zinc, el mercurio y el cobre.

Los mismos cuentan con una acción que inactiva las proteínas celulares cuando entra en contacto con ellas. De este modo y dentro de los compuestos de cobre se encuentra el CuSO4 o sulfato de cobre, el cual es usado como algicida para recipientes abiertos donde se almacena agua. Dentro de los compuestos de plata empleados a modo de antisépticos destaca el nitrato de plata o AgNO3.

Asimismo y dentro de los compuestos de mercurio usados como antisépticos para tratar heridas cutáneas superficiales o en las mucosas, se encuentran el mertiolato y el mercurocromo (mercromina).

Los compuestos de zinc se caracterizan por ser fungicidas, de modo que es posible usarlo en el tratamiento del pie de atleta.

Álcalis y ácidos

Poseen una acción que no solo altera la permeabilidad, sino que además coagula las proteínas.

ÁLCALIS Y ÁCIDOS

Normalmente los ácidos suelen ser mucho más efectivos que los álcalis y cabe destacar que entre estos compuestos están el nítrico (HNO3), el sulfúrico (H2SO4), el hidróxido potásico (KOHe) y el hidróxido sódico (NaOH).

Compuestos inorgánicos oxidantes

Tienen una acción que se encarga de oxidar los componentes tanto de las enzimas como de la membrana.  En este caso el agua oxigenada (H2O2) cuando se encuentra al 6% (es decir, de 20 volúmenes) es usada a modo de antiséptico para tratar heridas cutáneas pequeñas.

Halógenos

Hablando especialmente del iodo y el cloro, puede decirse que los halógenos se tratan de componentes con múltiples antimicrobianos.

De igual modo consiste en agentes sumamente oxidantes, razón por la cual resultan ser muy reactivos y destructivos al entrar en contacto con los componentes vitales que conforman las células microbianas.

Asimismo cabe mencionar que el cloro se caracteriza por ser un desinfectante, mientras que el iodo consiste en un antiséptico.

Consejos generales en relación a los germicidas

  • Al momento de emplear germicidas, resulta fundamental tener en cuenta ciertas recomendaciones básicas que permiten usar los diversos tipos existentes de forma mucho más segura, como lo son por ejemplo, las siguientes:
  • No tienen que ser mezclados productos desinfectantes o antisépticos de diferente composición dentro de un mismo recipiente.
  • No hay que alterar la concentración previamente determinada para cada uno de los procedimientos que se vayan a realizar.
  • En ningún caso hay que tapar los germicidas con cubiertas fabricadas a partir de papel, metal, corcho, algodón o gasa. Siempre debe utilizarse la tapa original.
  • Después de verter el contenido del antiséptico o desinfectante, bajo ninguna circunstancia tiene que regresar al envase original.
  • Jamás hay que rellenar un envase que se encuentre semivacío con el contenido de otro.
  • Las diluciones tienen que llevarse a cabo a la temperatura, y siguiendo el procedimiento establecido con anterioridad por el fabricante.
  • Tienen que ser almacenados es espacios ventilados, secos y alejados de la luz.
  • Cerciorarse de su fecha de vencimiento antes de utilizarlos.

Los germicidas más utilizados

Los germicidas habituales que se utilizan con mayor frecuencia suelen ser el nitrato de plata, el ácido carbólico, el yodo, el ácido bórico y el peróxido de hidrógeno.

Hay que decir que en el caso de los germicidas más potentes, es preciso asegurarse de seguir las recomendaciones del fabricante, debido a que eliminan los gérmenes y son capaces de destruir tejidos vivientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *