Características del marketing jurídico

marketing-juridico

Con la llegada de internet, a principios de la década de los 90s, nunca fue tan fácil llegar a tantas personas con una inversión tan reducida. En tal virtud, el marketing jurídico ya no es una tarea titánica” sino, más bien, un asunto de estrategia.

marketing-juridico

Características fundamentales del marketing para abogados

Todos los sectores, incluyendo las profesiones liberales, han evolucionado y, de paso, se han adaptado a las nuevas tecnologías, que les permite promocionar sus servicios a los clientes potenciales. Sin embargo, en el sector de los abogados, aún existe cierto “anclaje” al respecto.

Por tal motivo, el marketing jurídico es casi que un mundo por descubrir y explotar.

En la actualidad, aún se recurre a colocar una simple placa en la entrada del edificio o de la oficina o, bien, a crear un sitio web corporativo que sólo habla de “nosotros”, del “yo”, de la misión, visión y demás factores tradicionales.

En otros casos, se pueden ver algunas cuentas de Twitter, al tiempo que se sigue acudiendo a la radio y a los medios impresos.

Una de las asignaturas que no se suelen enseñar en las universidades, es la forma de tratar al cliente actual y la manera de atraer a clientes potenciales.

A los abogados se les enseña a ser profesionales prestigiosos, que representen a sus clientes de la mejor manera ante los órganos del Estado, pero si no hay clientes, no habrá manera de ejercer el Derecho como se pretende.

En tal virtud, hacerse a una formación adecuada sobre cómo captar clientes, es un activo demasiado importante, para que todo profesional del Derecho pueda ejercer su profesión con éxito.

Los objetivos del marketing jurídico, para captar clientes

Como siempre (y así debe ser), será necesario referirse a las famosas “4 P”, como elementos fundamentales del marketing, en general.

En lo que respecta al producto, será necesario establecer cuáles servicios se ofrecen. Tradicionalmente, los abogados de circunscriben a manifestar que se dedican a la defensa de los intereses legales de sus clientes, de la mejor manera.

Sin embargo, es necesario segmentar el producto (servicio) para que cada cliente vea solucionado su problema, por lo que es preciso definir cada servicio que se ofrece de la manera adecuada, al tiempo que es necesario cuidar la presentación del mismo.

En lo que respecta, esta vez, al precio, debemos tener en consideración el número de horas que, posiblemente, se invertirán durante todo el proceso de asesoría al cliente.

Además, se debe tener en cuenta el prestigio profesional y la experiencia con la que cuenta el profesional del Derecho, sin perder de vista, por supuesto, que una valoración muy baja suele generar desconfianza.

En lo atinente al “Place” (“lugar” en inglés), es preciso definir cuáles son las plataformas que se van a utilizar para llegarles a los clientes.

En lo que tiene que ver, ahora, con la promoción, digamos que tendremos que definir cómo se va a comunicar todo lo que hemos expuesto hasta acá.

Deberemos destacar las fortalezas, al tiempo que tendremos que recordar al receptor del mensaje (el cliente potencial) cuáles son los servicios que ofrecemos, de una manera muy bien definida y concreta, para evitar malentendidos.

En fin y a todas estas, como canales de promoción en el marketing jurídico, tenemos la publicidad, el marketing directo, la venta personal, las relaciones públicas y demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba